sábado, 9 de abril de 2011

DIALISIS PERITONEAL

Los riñones son órganos vitales en nuestro organismo y los más importantes del sistema urinario. Se ubican en la parte posterior del abdomen, cada uno a un lado de la columna vertebral. A pesar de no ser muy grandes – su tamaño es aproximado al de un puño – cumplen importantes y complejas funciones entre las que están:
  • Filtrar y eliminar los productos de desechos
  • Controlar la cantidad de líquido en el cuerpo
  • Controlar la presión arterial
  • Facilitar la producción de glóbulos rojos
  • Mantener los huesos sanos
La insuficiencia renal ocurre cuando los riñones funcionan con menos de un 10% de su capacidad y obliga a aplicar una terapia de reemplazo como trasplante, hemodiálisis o diálisis peritoneal.

CUALES SON LOS BENEFICIOS DE LA DIALISIS PERITONEAL
  • Es un tratamiento diario que se puede realizar en casa.
  • Exige una dieta con poca o ninguna restricción.
  • El paciente  se encarga de su propia diálisis.
  • El paciente puede realizar todas sus actividades sin restricciones específicas.
  • Requiere una visita mensual al centro de atención.
  • No restringe la práctica de la mayoría de los deportes, excepto la natación.
  • Otorga independencia y autonomía. Permite al paciente dializarse mientras duerme y hacer sus actividades normales durante el día.
  • Es bien tolerada debido a que la forma de eliminar toxinas es paulatina.
  • El paciente y/o familia se hará cargo de la terapia de diálisis en su hogar, una vez completado el período de capacitación.
  • La máquina de diálisis es portátil, lo que permite al paciente viajar dentro o fuera del  país.




¿Cuándo enviar a un paciente al nefrólogo?
En pacientes con factores de riesgo de enfermedad renal crónica, la función renal y la albuminuria deben evaluarse al menos una vez al año.
Pacientes con alteración estructural o funcional renal (en sedimento, pruebas de imagen o histología) deben recibir una valoración inicial nefrológica.
Pacientes en estadio 3 con microalbuminuria o macroalbuminuria y en estadios 4 y 5 deben ser remitidos y vigilados por el nefrólogo con dos objetivos principales: optimizar las estrategias de retraso en la progresión de la enfermedad renal crónica y prevenir el desarrollo de complicaciones urémicas.

2. Factores de riesgo
Existen factores de riesgo de inicio o desarrollo de la enfermedad renal crónica y, asimismo, factores de riesgo de progresión. Los factores característicos iniciadores son: edad superior a 60 años, hipertensión arterial, diabetes, enfermedad cardiovascular o antecedentes familiares de enfermedad renal.
La proteinuria y la hipertensión arterial son los dos factores de riesgo de progresión modificables mejor documentados.












SITUACION PERSONAL Y FAMILIAR.
· Datos de identificación del paciente.
· Composición del núcleo familiar.
· Diagnóstico y situación clínica.
· Situación laboral
· Situación económica
· Nivel cultural
· Datos de la vivienda
Problemas familiares:
Cuando surge la enfermedad se establece un cambio en la dinámica normal y funcionamiento
de la familia. Todo esto consiste en un cambio de roles familiares y asumiendo responsabilidades por
otros miembros de la familia. Se configura un proceso de adaptación de la familia que comprende:
· ETAPA DE DESORGANIZACIÓN: Se rompe la estructura de funcionamiento familiar.
En esta etapa la actitud del equipo asistencial será, predominantemente de escuchar
e indagar como la situación ha afectado a la familia y ofrecer información acerca de la
enfermedad.

Preparación para el tratamiento sustitutivo
5.4.1. Elección de la técnica
La elección de la técnica debe ser, en última instancia, del paciente y de su familia, siempre que no existan impedimentos técnicos o médicos para alguna de ellas. Es preciso que el enfermo (y su familia) sea informado pormenorizadamente y por personal entrenado para tales efectos.
Lo ideal es el trasplante renal anticipado, preferentemente de donante vivo (v. cap. 48). Actualmente la oferta de trasplante de vivo se sitúa por delante del trasplante doble de riñón y páncreas en paciente diabéticos. De no ser posible esta alternativa, habitualmente se opta por la hemodiálisis o la diálisis peritoneal (v. cap. 33).
Ventajas de la diálisis peritoneal respecto a la hemodiálisis:
• Menos restricciones dietéticas.
• Mejor control de la fosforemia y del hiperparatiroidismo.
• Mejor control de la acidosis.
• Mejor control de la anemia.
• Menos cambios del volumen extracelular.
• Mayor preservación de diuresis residual.

Inconvenientes de la diálisis peritoneal:

• Presencia de un catéter abdominal.
• Menor supervivencia de la técnica.
• Incidencia considerable de peritonitis.
• Peor control de los niveles de colesterol y triglicéridos.
• Empeoramiento de la vasculopatía periférica.
• Necesidad de apoyo familiar, especialmente en pacientes con limitaciones físicas, y unas condiciones básicas de higiene y espacio físico en la casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada